top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

Recuerdos de fuego




Nadie recordaba cómo eran los dragones. Algunos viejos narradores, llegados desde el Continente, los mencionaban en sus leyendas. Parecían aterradores. Cuando llegaba la noche, con el fuego reflejado en sus pupilas y la miradas fijadas en recuerdos remotos, asustaban a los niños con historias repletas de fuego, sangre y cenizas.


La tarde en la que apareció el Peregrino era oscura. Estaba a punto de desatarse una tormenta. Dijo venir del norte. Como era costumbre pidió cambiar una noche de cama por una buena historia. Pronto tuvo a todo el pueblo congregado a su alrededor. Pero sus historias eran diferentes. No asustaban. Hablaba de una gran y terrible cacería, de muerte, de la desaparición de criaturas extraordinarias. Sus palabras hacían un daño extraño en el corazón.


Dunh nunca supo en qué momento se fijó en los ojos de aquel hombre. Relucían más de lo normal. Reculó sin saber por qué, asustada de pronto. Una sonrisa triste brotó en la cara del desconocido, era cálida y apaciguadora. Cuando partió al día siguiente la niña supo que algún día volverían a encontrarse. También supo que había estado muy cerca de una verdadera leyenda.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page