top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

La Isla de Fuego


Fotografía de Andrew Schwark
Fotografía de Andrew Schwark

Estaba ahí, la Isla. Hacía muchos años que soñaba con ella. Impresionaba el pico humeante y hueco, el aura roja, las olas rompientes en sus acantilados. Destellaba en la oscuridad de la noche. Las tres lunas recorrían el firmamento una noche más. A pesar de todo había llegado.


Era peligroso continuar, aun así continuó el descenso. Resbaló y estuvo muy cerca de perderse en el abismo que conducía hasta el Paso de la Magia, el único acceso posible. Estaba muy cansado. La experiencia le gritaba que se detuviera, que aguardara la llegada del alba. Desechó la prudencia y continuó recorriendo la ladera empedrada. Llevaba esperando toda la vida. Estaba cansado de esperar.


Un trueno rugió el los cielos. Algo no iba bien. La Isla se desvaneció ante sus ojos. Estaba en peligro. Y lo supo, había sido rechazado. A pesar de toda una vida de dedicación y de búsqueda. Pensó en la huida y se preguntó qué sentido tendría huir. No habría nada, no tendría nada, no sería nada. No era nada sin la magia y esta le acababa de rechazar. Suspiró y detuvo su descenso, esperando a que llegara la muerte. Un huracán azotaba la montaña. Los dioses habían dictado sentencia. Cerró los ojos, apesadumbrado. Decidió apartar de sus pensamientos el pesar y el miedo, enfrentarse a la muerte con la dignidad del que lo ha intentado todo, del que lo ha entregado todo. Y al abrir los ojos descubrió que finalmente había superado la Prueba.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page