top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

Silencio



Supo que lo buscaban antes de que golpearan la puerta, lo había sabido desde el principio. Se levantó y se peinó con los dedos. Imaginó qué iba a ocurrir y cómo iba a hacerlo. Tembló de los pies a la cabeza. Se obligó a bajar las escaleras como siempre, correteando, sonriente. Sus captores vieron lo que buscaban: arrogancia y orgullo; por dentro corría vil la tragedia, la pena amarga como la tierra quemada, el dolor de aquella aciaga despedida.


No había rimas con las que adornar ese momento. Dio las buenas noches a todo el mundo, sin mirar a nadie y suspiró con tristeza,. Había sabido que ese momento llegaría. Pensó en todo lo que le faltaba por hacer, por vivir, por soñar. Por entre sus dedos temblorosos, por entre sus labios y ojos y carne deambularon todos los dramas que ya no podría ofrecer a nadie, todas las caricias que nunca había dado, todo aquello que querría haber aferrado con todas sus fuerzas y que ya nunca podría tomar.


El frío terminó por despertarle. La madrugada era recia y oscura, siniestra como un pozo en el que todo el mundo sabe que se ha ahogado un niño. Caminó tranquilo adonde quisieran llevarlo. No importaba, ya nada lo hacía. A su lado caminaban otros dos hombres. Sus captores lanzaban empellones acobardados de tanto en tanto. El paseo no fue demasiado largo. Todo ocurrió de madrugada. Antes de que todo fuese oscuro para siempre lanzó una mirada a lo lejos y deseó que todo se supiese en el futuro, que todo cambiara para siempre. Pidió que le quitaran la venda de los ojos y miró a sus captores, el temblor de los dedos en los gatillos, el odio atemorizado, la necesidad del empleo de la fuerza para acallar una única voz. Y lo supo, supo que, hicieran lo que le hicieran, él ya había vencido.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentáře


bottom of page