top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

Vuelta atrás


El paso era angosto, tanto que en algunos tramos incluso se veía obligada a avanzar con las manos en la tierra, empujando sus enseres y armas para no quedar encajada en la roca. Llegó a dudar en algún momento pero seguía adelante, ella no era de las que se equivocaban, estaba segura de que había escogido bien el camino. Allí no entraba ni la más mínima luz, por suerte el colgante de Azob solucionaba ese problema, al menos hasta que su magia se agotase.


No era fácil asustarla, ninguna criatura podría hacerlo, pero la naturaleza era otra cosa, ante ella cualquiera era insignificante. Imaginaba un temblor de tierra, un pozo abierto de repente o un desprendimiento, nunca se sabía con qué podía sorprender la Madre. Era consciente de que la imaginación era siempre el peor de los enemigos posibles, pero nunca había sido capaz de no usarla en ese tipo de circunstancias. Sudaba. Empezaba a angustiarse. Si esa galería se estrechaba un poco más...


Notó un resplandor, muy tenue en un principio pero más potente a medida que avanzaba. Respiró tranquila. Había llegado. El túnel se abrió por encima del piso de una caverna enorme bañada por la noche a través de una bóveda abierta. El viento acarició las mejillas de la elfa y esta, por fin, pudo ponerse de nuevo en pie. La luz procedía de abajo. Ahogó un grito, allí, tal y como había averiguado, estaba el tesoro perdido de los Reyes Humanos. Bajo sus botas había más riquezas de las que nunca pudo soñar, sin embargo, se dio la vuelta lentamente y elevó una plegaria a todos los dioses para llegar pronto a la salida de la galería por la que acababa de llegar, ningún mapa ni ningún informador le habían hablado del dragón que custodiaba el tesoro y como todo elfo sabía, enfrentarse a un dragón era asegurarse una muerte terrible. Suspiró. Tendría que buscar otro tesoro legendario.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page