top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

La ilusión de ver nacer un nuevo libro


Publicar un nuevo libro siempre es una maravillosa noticia. Escribir es muy complicado, es un trabajo arduo y concienzudo, una labor meticulosa que hay que ir construyendo paso a paso... en ocasiones es incluso imposible de llevar a término. Escribir es una aventura solitaria que te lleva por un camino que solo tú has podido ver y que solo tú has decidido recorrer. Escribir es una aventura, no siempre agradable del todo.


Semillas bajo el manzano no es solo un libro ni solo un camino para mí, hace ya muchísimos años que empecé a recorrer su senda, que comencé a caminar por una serie de rincones que no me terminaban de llevar a ninguna parte. Sabía la meta, sabía hacia dónde quería caminar, pero no encontraba la señalización necesaria para seguir ese trazado. Durante mucho tiempo investigué, escrudriñé y me asomé por un buen puñado de rincones que no me dejaban ver más allá que unos pocos pasos, como si hubiese una niebla que me rodeara por completo.


No miento si digo que he empezado esta novela una decena de veces. Una vez incluso llegué a tener un esbozo completo... pero no terminaba de encajar, no terminaba de ver hacia dónde me tenía que dirigir, no sabía qué paso dar en primer lugar para continuar el camino... y entonces aparecieron David y Zacarías y todo cambió. En ocasiones hay una pieza del rompecabezas sin la que nada de lo que venga después sería posible.


Encontré la pieza y encontré la fórmula para poner en marcha el libro. Pero aún quedaba un salto de gigante, encontrar editorial, uno de los más grandes escollos para casi cualquier autor. Por suerte estaba por ahí Isabel Vicente, de Istarduk Ediciones, ella leyó la historia, creyó en ella y decidió que podía apostar por una historia con la que se pretende, además de divertir (todo lo posible), dar a conocer a una figura heroica increíble, Irena Sendler.


Y no se conformó Isabel con apostar por la historia y por darle forma como un libro, además decidió que Saskia Huiskamp aportara sus maravillosas ilustraciones. Saskia ha dado vida a Irena, a David, a Zacarías... y a todos los que pasan por las páginas de esta odisea ficticia sustentada en personajes, momentos y rincones reales.


En solo unos pocos días Semillas bajo el manzano estará en librerías y, espero, en las manos y en las lecturas de muchas lectoras y muchos lectores. Este libro ya no es mío, este camino ya no lo voy a recorrer solo nunca más, espero que decidas acompañarme, que desees pasear a mi lado, que encuentres entre estas páginas un lugar confortable (aunque a veces doloroso) en el que habitar aunque sea unas horas.


Estoy deseando conocer vuestras opiniones, ojalá disfrutéis de esta historia (y ojalá os emocione, aunque sea lo necesario). Con Semillas bajo el manzano cierro la Trilogía de la Guerra que decidí escribir hace ya mucho tiempo, casi no puedo creer que esté por fin completa y al alcance de vuestras lecturas.


Gracias Isabel por creer en ella, gracias Saskia por darle vida en color y gracias a ti, futuro lector, por hacer que todo lo que ocurre en el interior de sus páginas vuelva a rodar de nuevo en cuanto abras la primera página.


El libro estará en librerías la semana que viene, dejo en este enlace la dirección online para comprar desde casa en las librerías de proximidad, por favor, si quieres comprar un ejemplar de Semillas bajo el manzano hazlo a través de la librería de tu pueblo o de tu barrio, además de comprar un libro estarás ayudando a crear empleo y cultura cerca de tu domicilio (que nunca está de más).




123 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page