top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

Galdós y las tres epidemias

La actualidad narrada hace un siglo


Durante todo 2020 estamos conmemorando el primer centenario del fallecimiento de uno de los grandes escritores de la Literatura Española y uno de los mayores cronistas de nuestro país, nuestra forma de ser y nuestro modo de vida durante el siglo XIX, Benito Pérez Galdós. Un autor que vivió hace un siglo pero que parece estar escribiendo de nuestra sociedad actual y es que este gran observador y amante de la historia nos contó cómo era su mundo, aquella España que vivía un retraso científico más que evidente con respecto al resto de Europa, un control eclesiástico sobre la población más que notable y unas fuertes tensiones entre las clases sociales que la habitaban.

“La novela es imagen de la vida”, eso digo Galdós en su discurso de entrada en la Real Academia de la Lengua y eso es lo que nos cuenta en sus novelas, crónicas y obras de teatro, el reflejo de la sociedad en la que vivía, que casi podría describir a la nuestra en la actualidad. El orgullo, las apariencias, la miseria y nuestra manera de comportarnos ante la enfermedad y la necesidad de cuarentena.

Benito Pérez Galdós vivió de primera mano dos de las tres epidemias de cólera que asolaron Madrid en 1835, en 1865 y en 1885. Aunque la primera de estas epidemias le pilló viviendo en Canarias, fruto de aquel episodio nació una de sus novelas, Un faccioso más y algunos frailes menos. El segundo de estos episodios que, por cierto, el gobierno de entonces intentó disimular ante la opinión pública, publicó en el periódico La Nación el cuento Una industria que vive de la muerte; episodio musical del cólera, la historia de un fabricante de ataúdes, que se enriquecía a costa de la epidemia y del sonido que hacía al martillear clavos. Alguien que se enriquece a costa de la muerte, parece que es algo, desgraciadamente, de lo más actual.

La tercera de estas epidemias le hizo a Galdós escribir El Cronicón, puede que la mirada más acertada y completa realizada sobre las epidemias de cólera sufridas por Madrid. En este libro el autor canario habla de “psicosis generalizada de miedo”, de personas que no sabían si los posibles contagios llegaban “con el aire, con el sol y con el polvo de la calle”, habla de curanderos ofreciendo remedios milagrosos, personalidades alegando que esa enfermedad libraba a la humanidad de “individuos débiles y raquíticos y de los ancianos”… En fin, que parece haber estado mirándonos por una ventana temporal.

Pero hay más, porque aquellos madrileños también se vieron obligados a vivir cuarentenas, cierres de ciudades y comercios, también vivieron consejos continuos de mejorar la higiene personal… puede que lo vivido hace poco más de un siglo se parezca mucho a lo que hemos vivido en estos días, es más, puede que aquellos madrileños y españoles de entonces retratados en sus escritos por Benito Pérez Galdós, no fueran tan diferentes a los que hoy transitan por nuestros pueblos, calles y ciudades.

Y Galdós también describió la esperanza, el regreso a la vida, la derrota de la pandemia. Lo hizo en ese cuento del que hablábamos antes, Una industria que vive de la muerte; episodio musical del cólera, donde dejó escrito ”El cielo está despejado, los pájaros vuelven y los niños nacen. Estamos en plena vida: ya podemos amar, odiar, pensar, sentir, en una palabra, vivimos”.

Ahora somos nosotros, los que estamos aquí 100 años después de su fallecimiento, los que tenemos que volver a vivir. Nos ha costado muchos días y muchos disgustos, lo podemos hacer aún con muchas restricciones, pero aquí estamos, podemos hacerlo.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page