top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

¡Estáis manipulados, imbéciles!


Foto de Life Matters
Foto de Life Matters

Sentado en la barra, con un buen copazo a medio llenar, el señor Marcial miraba hacia la manifestación que se desarrollaba en la calle. Estaba muy molesto. Una gran cristalera dejaba ver todo lo que ocurría fuera del bar que frecuentaba. Había mucha gente. Aquí y allá había símbolos y banderas, mensajes y proclamas. Una multitud protestaba ante lo que creía que era un hecho injusto.


Esbozó una sonrisa repleta de ironía. Pensó en lo imbécil que era la gente, en lo sencillo que resultaba manipularla. Bastaba con unas palabras pronunciadas en el momento justo, con el cacareo de unos palmeros bien elegidos, con el apoyo de la prensa y de las instituciones... Y se lograba que miles de personas salieran a la calle a protestar por cualquier tontería. Idiotas. A él no le pillarían en una de esas. Él era un librepensador. Vivía en libertad y bajo su propio criterio. Nadie tenía que decirle cómo pensar o qué decir. Se lo gritaría a todos en la cara, ¡estáis manipulados, imbéciles!


Una voz familiar llegó hasta sus oídos, gritaba en la televisión en contra de la manifestación. Se sintió reconfortado y un poco menos molesto. Allí, en el púlpito iluminado, como cada día, estaba su presentador favorito diciendo justo lo que él pensaba. Estaba de acuerdo en todo. Un Marcial mucho menos enfadado y un poco más sonriente pagó la copa tras apurarla de un solo trago. Dejó algo de propina, no demasiada por supuesto, recogió el periódico que compraba todos los días y salió deprisa del bar, si se descuidaba, llegaría tarde a misa.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page