top of page
  • Foto del escritorJavier Fernández Jiménez

El último esfuerzo


El camino era largo. Hacía mucho calor. Levantó la mirada y encontró a lo lejos el primer vistazo de su destino. Aún estaba a varios kilómetros de la Torre. El sendero ascendía pesadamente a pleno sol. A un lado y a otro quedaban restos de un incendio. Algún árbol superviviente se mantenía verde y fresco, del resto quedaban solo tocones negros o ramas desnudas y retorcidas.


Tenía que llegar, toda su aldea dependía de que lo consiguiera. Se palpó el costado y descubrió que aún sangraba. Tenía tanta sed... Arrastraba los pies en una cadencia continua y regular, demasiado lenta. Le costaba arrancar cada paso al agotamiento y aún así, continuaba adelante, se lo había prometido a los demás. No se escuchaba a ningún animal cerca, su única compañía era el ulular de un viento fuerte y el polvo que jugueteaba a meterse en sus ojos.


Fueron horas interminables. Finalmente llegó al pie de la Torre. Cayó de rodillas al suelo y se arrastró hasta el portón de madera y bronce. Se levantó a duras penas y aferró con debilidad el pomo con forma de dragón. Golpeó tres veces, tal y como el mago le había enseñado. No apareció nadie, el hechicero no estaba en casa. Murió sabiendo que su último esfuerzo había sido en vano.


25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page